Negocios

Así actúan las personas millonarias para conseguir lo que quieren.

EXPRESIÓN
EXPRESIÓN

En la mayoría de los casos tenemos la posibilidad de detectar a la gente exitosa con solo verlas, sin obligación de entender quiénes son ni qué hacen; esto se origina por que nuestro cuerpo envía mensajes todo el tiempo. Por ello tenemos la posibilidad de detectar cómo trabaja la gente exitosa.

En 1971 el instructor Albert Mehrabian divulgó un libro que se titula Silent Messages, el cual hablaba de la comunicación no verbal y llegó a la conclusión luego de distintos estudios que el 7% de la probabilidad de nuestro mensaje hay que a nuestras expresiones, en tanto que el 93% que sobra lo otorga nuestro lenguaje no verbal; 55% lenguaje corporal y 38% tono.

Como todas la gente escuchan lo que nuestro cuerpo les dice mientras nosotros no nos percatamos, Kevin Hogan, psicólogo, profesional en lenguaje corporal y creador de libros como Psicología de la Persuasión y El Lenguaje Misterio de los Negocios; nos comunica qué distingue a los hombres poderosos de los que no lo son, apoyado en la comunicación no verbal:

Cómo trabajan la gente exitosas.

  1. Son relajados.

Otorga el ejemplo de numerosos hombres en una mesa de blackjack. El hombre poderoso no teme apostar, en tanto que los otros sí. Además se ve más a gusto en diferentes ocasiones y eso le facilita ser más capaz socialmente.

  1. Controlan sus movimientos.

En la mayoría de los casos mantienen su expresión corporal de manera equilibrada, lo que les facilita expresar interés y pasión por las cosas pero jamás parecer descontrolados. Inclusive frente a eventos sorpresivos no mueven bastante sus cejas.

  1. Cuidan su posición.

Uno de los movimientos que nos enseña cómo trabajan la gente exitosas, es la posición al sentarse. Un hombre en posición de propagación proyecta seguridad porque no teme explotar el espacio utilizable.

  1. Hablan de manera dinámica.

Tienen la posibilidad de comentar despacio, pero además retardado, ágil o como sea primordial y tienen la posibilidad de llevar a cabo llegar su mensaje. La gente con menos poder tienden a comentar más duro.

  1. Tienen sus pies quietos.

Acostumbran tener los pies quietos. Los hombres sumisos mantienen sus pies en movimiento.

Por otro lado, Travis Bradberry, co-autor del libro Sabiduría Emocional y presidente de TalentSmart, nos comunica que NO debemos llevar a cabo si deseamos parecer personas con poder:

  1. No cabecean bastante.

La gente que creen saberlo todo tienden a asentir bastante con la cabeza cuando se les está enseñando algo; esto prueba su falta de conocimiento e sabiduría popular. La gente capaces escuchan lo que requieren y no se preocupan interrumpir y continuar adelante con el tema para ofrecerle más dinámica a la conversación.

  1. Saben ofrecer un apretón de manos.

Un apretón de manos muy despacio otorga a comprender inferioridad. No obstante, un apretón muy fuerte otorga a comprender “ganas de dominar”. Por lo cual se sugiere un apretón medio.

  1. No mantienen sus puños cerrados.

Sostener los brazos cruzados, el ceño fruncido o los puños cerrados no otorga a comprender poder ni superioridad, solo proyecta miedo a ser vulnerado y entonces inferioridad.

Conclusión.

Esperamos que consigas ser más consciente de los mensajes que envía tu cuerpo y consigas proyectar muchísimo más triunfo. Esto te va a ser servible para ofrecer una mejor impresión y llevar la balanza a tu favor en todas tus negociaciones. ¡Éxitos!